1 Trimestre, Antes de estar embarazada

La importancia del consumo de #yodo en el embarazo.

La glándula tiroides fetal empieza la producción de hormonas tiroideas a partir de las 10-12 semanas de gestación.

Las hormonas tiroideas fetales intervienen en el desarrollo del cerebro fetal. El paso de hormona tiroidea, de la madre al feto, es muy escaso. El desarrollo del sistema nervioso central requiere la presencia de hormona tiroidea fetal (Tiroxina o T4).

Aunque la madre sea capaz de producir suficiente T4 en situaciones de déficit de yodo, el feto no tiene esa capacidad de adaptación si no se le aporta suficiente yodo a la dieta de la madre. España está considerada como una zona de déficit moderado de yodo en la dieta, de ahí la importancia del aporte suplementario de yodo en la dieta de la embarazada en España.

Actualmente, con el fin de garantizar el correcto desarrollo neurológico fetal, se recomienda el uso de sal yodada y el suplemento farmacológico de 200 microgramos de yoduro potásico al día durante el embarazo y la lactancia materna. Hay que tener en cuenta también que, el yodo pierde sus cualidades por encima de una determinada temperatura, por lo que se recomienda añadir la sal tras la cocción de los alimentos y no antes.

Distintos estudios han mostrado la importancia del factor protector del yodo frente a los contaminantes ambientales que nos rodean o perturbadores endocrinos (pesticidas, retardantes de llama, bisfenol-A, ftalatos, perfluorados y triclosan).

Os dejo el enlace del artículo publicado.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4827314/

El parto, Puerperio

Infección de la episiotomía. ¿Qué debo tener en cuenta?

Episiotomía

La vagina es una cavidad colonizada por bacterias. Además, durante el parto se produce con cierta frecuencia emisión de heces por el ano, muy cercano a la zona de la episiotomía. Sin embargo, la incidencia de infección de la episiotomía es muy baja.

La infección de la episiotomía puede manifestarse con los siguientes síntomas y signos:

 Dolor en la zona de la episiotomía

 Tumefacción y eritema.

 Exudado seroso, sanguinolento o purulento.

 Dehiscencia de la cicatriz

 Fiebre

También pueden producirse infecciones en desgarros de vagina o de cérvix. Tratamiento: drenaje, desbridamiento y antibióticos. Complicaciones de la herida del parto: Fascitis necrosante.

Al igual que ocurre con la herida de la pared abdominal tras una cesárea, también la herida de una episiotomía se puede complicar con una fascitis necrosante. Se trata de una complicación muy poco frecuente pero potencialmente fatal, sobre todo, si no se lleva a cabo un tratamiento intensivo y rápido. Aun llevando a cabo un tratamiento quirúrgico agresivo, la mortalidad es muy alta, cercana al 50%.

Puede afectar las capas profundas de la episiotomía y extenderse a muslos, nalgas y pared abdominal.

El tratamiento consiste en un abordaje quirúrgico agresivo con amplio desbridamiento, eliminando todo el tejido infectado y necrótico.