El yodo en el embarazo.

La glándula tiroides fetal empieza la producción de hormonas tiroideas a partir de las 10-12 semanas de gestación.

Las hormonas tiroideas fetales intervienen en el desarrollo del cerebro fetal. El paso de hormona tiroidea, de la madre al feto, es muy escaso. El desarrollo del sistema nervioso central requiere la presencia de hormona tiroidea fetal (Tiroxina o T4).

Aunque la madre sea capaz de producir suficiente T4 en situaciones de déficit de yodo, el feto no tiene esa capacidad de adaptación si no se le aporta suficiente yodo a la dieta de la madre. España está considerada como una zona de déficit moderado de yodo en la dieta. De ahí la importancia del aporte suplementario de yodo en la dieta de la embarazada en España. Actualmente, con el fin de garantizar el correcto desarrollo neurológico fetal, se recomienda el uso de sal yodada y el suplemento farmacológico de 200 microgramos de yoduro potásico al día durante el embarazo y la lactancia materna. Hay que tener en cuenta también que, el yodo pierde sus cualidades por encima de una determinada temperatura, por lo que se recomienda añadir la sal tras la cocción de los alimentos y no antes.

Anuncios

Infección de la episiotomía. ¿Qué debo tener en cuenta?

Episiotomía

La vagina es una cavidad colonizada por bacterias. Además, durante el parto se produce con cierta frecuencia emisión de heces por el ano, muy cercano a la zona de la episiotomía. Sin embargo, la incidencia de infección de la episiotomía es muy baja.

La infección de la episiotomía puede manifestarse con los siguientes síntomas y signos:

 Dolor en la zona de la episiotomía

 Tumefacción y eritema.

 Exudado seroso, sanguinolento o purulento.

 Dehiscencia de la cicatriz

 Fiebre

También pueden producirse infecciones en desgarros de vagina o de cérvix. Tratamiento: drenaje, desbridamiento y antibióticos. Complicaciones de la herida del parto: Fascitis necrosante.

Al igual que ocurre con la herida de la pared abdominal tras una cesárea, también la herida de una episiotomía se puede complicar con una fascitis necrosante. Se trata de una complicación muy poco frecuente pero potencialmente fatal, sobre todo, si no se lleva a cabo un tratamiento intensivo y rápido. Aun llevando a cabo un tratamiento quirúrgico agresivo, la mortalidad es muy alta, cercana al 50%.

Puede afectar las capas profundas de la episiotomía y extenderse a muslos, nalgas y pared abdominal.

El tratamiento consiste en un abordaje quirúrgico agresivo con amplio desbridamiento, eliminando todo el tejido infectado y necrótico.

Infecciones de la herida quirúrgica de la cesárea.

Al igual que en cualquier otro tipo de cirugía, la herida abdominal realizada para hacer la cesárea, también puede sufrir una infección.

La incidencia de la infección de la herida quirúrgica tras una cesárea disminuye de forma importante con la utilización de antibiótico profiláctico durante la intervención (cirugía limpia- contaminada). En el caso de la cesárea, el antibiótico se administra por el anestesista o su enfermera, tras la salida del recién nacido (tras el pinzamiento del cordón ya se puede administrar, evitando así el paso de antibiótico al recién nacido).

Entre los factores de riesgo de desarrollar una infección de la herida quirúrgica se encuentran: obesidad, diabetes, tratamiento con corticoides y estados de inmunosupresión, anemia y formación de hematoma.

La infección de la herida quirúrgica no es inmediata, lógicamente. La fiebre por formación de un flemón o absceso de la herida suele aparecer hacia el cuarto día después de la cirugía. Por lo tanto, ante la parición de fiebre puerperal en esos momentos, será necesario explorar la cicatriz en busca de signos inflamatorios (eritema, edema, dolor, aumento de temperatura local).

Tratamiento:

 Antibióticos

 Desbridamiento y drenaje quirúrgico del absceso

Complicaciones de la infección de la herida quirúrgica:

Dehiscencia de la herida: la dehiscencia de la herida afecta a la abertura de la aponeurosis. Suele manifestarse alrededor del quinto día postoperatorio. La mayoría se desarrolla tras la infección uterina y se manifiesta con una supuración serohemática. Se trata de una complicación severa y requiere también tratamiento quirúrgico, con desbridamiento y nuevo cierre.

Fascitis necrosante: se trata de una infección de la herida muy grave y con mortalidad muy alta. Además de complicar la infección de la herida quirúrgica, también puede aparecer en una episiotomía de un parto. Como su propio nombre indica, esta complicación se asocia a necrosis tisular importante. Requiere, además de antibióticos, el desbridamiento quirúrgico amplio con exéresis del tejido necrótico. A veces, la resección de la aponeurosis es tan amplia que requiere el uso de una malla sintética para conseguir el cierre de la pared abdominal.

Vacuna de la gripe en el embarazo

Como todos los años la campaña de vacunación de la gripe comienza a mitad de Octubre.

Las embarazadas son personal de riesgo debido a la bajada de la inmunidad, al igual que los ancianos, el personal sanitario y los niños con enfermedades crónicas.

¿Qué beneficios te aportará?

Te protegerá contra el virus de la gripe, que es bien distinto al resfriado común. Muchas son las embarazadas que me comentan que nunca han tenido la gripe y son reacias a la vacuna, pero debes pensar que no has estado antes embarazada y por tanto, no estás en igualdad de condiciones. Ahora eres persona de riesgo.

¿Qué beneficios aportará a mi bebé?.

La vacuna a parte de protegerte a tí, creará defensas que serán pasadas a tú recién nacido, por inmunidad natural (de madre a hijo). Por tanto, protegerás del virus de la gripe al recién nacido que nazca en estos próximos 6 meses.

¿Me puede producir a mi o a mi bebé algún problema de salud?.

Las vacunas son totalmente seguras para ambos. No podrán vacunarse aquellas gestantes con alergia al huevo, a algún excipiente de la vacuna y las que estén con fiebre en el periodo de vacunación.

Un dato curioso, es que aproximadamente el 30% de las gestantes, accede a vacunarse. Es peor pasar la gripe que administrarse la vacuna.

 

Donación de sangre de cordón umbilical

Extracción de la sangre de cordón umbilical.

La constatación de que sólo el 30% de los enfermos con algún tipo de cáncer hematológico tiene un familiar con un sistema inmunológico compatible con el suyo para poder llevar a cabo un trasplante de médula ósea impulsó, a finales de la década de 1980, el estudio de alternativas al trasplante de médula convencional.
La investigación culminó en 1993, cuando el hematólogo chileno Pablo Rubistein, descubrió que la sangre del cordón umbilical permite regenerar la médula enferma gracias a su extraordinaria riqueza en células madre y que trasplantada a pacientes cuya médula ósea esté enferma, permite obtener éxitos terapéuticos prometedores.

Con el nacimiento de la primogénita de los actuales Reyes de España, en 2005, se realizó la donación de sangre de cordón. Esta noticia tuvo una gran repercusión y a partir de la fecha las donaciones realizadas se multiplicaron.
Las principales ventajas que ofrece la sangre de cordón umbilical, es que puede ser almacenada en un banco y disponer en el momento de su tipaje, lo que permite ahorrar tiempo en la búsqueda de un donante compatible, evita la extracción de médula ósea en el donante y que puede ser empleada en el momento en que se necesite.
Los trasplantes de sangre de cordón umbilical están indicados en enfermos que padecen enfermedades congénitas o adquiridas de la médula ósea, tales como las leucemias agudas o crónicas, etc.
Lo ideal para los pacientes es encontrar un donante compatible entre sus familiares más directos, pero esto solo ocurre en el 30% de los casos.

Los requisitos que debe tener la madre y el padre antecedentes clínicos normales, y desarrollarse la gestación y el parto dentro de los límites normales.

Cuando una embarazada desea ser donante de sangre de cordón umbilical, debe dirigirse a uno de los Bancos de Sangre de Cordón existentes en España o a su Matrona/Ginecólogo de referencia.

Allí se le dará información sobre el proceso y firmará, en el caso de estar de acuerdo, un Consentimiento Informado.

La sangre del cordón umbilical será empleada para la realización de un trasplante a cualquier paciente anónimo del mundo que lo precise, sin otra preferencia que la mejor compatibilidad posible.

Los datos referentes a la sangre del cordón serán incluidos de forma codificada en la base de datos del Banco y remitidos al REDMO. Estos datos serán tratados de forma confidencial. Estos criterios de confidencialidad tienen como contra partida la imposibilidad de saber cuando será utilizada, para qué paciente y con qué resultados.

No se entregará ninguna compensación económica ni de ningún otro tipo por la donación de la sangre de cordón umbilical.