1 Trimestre, 2 Trimestre, 3 Trimestre

El consumo de #marisco durante el embarazo.

acuicultura_sin_anisakisEs bastante habitual que las  embarazadas me pregunten por si está permitido el consumo de marisco, moluscos y demás placeres gastronómicos. Debemos diferenciar dos enfermedades que pueden afectar a nuestro embarazo, y que a la vez, son dispares entre ellas.

El consumo de pescado, marisco y crustáceos fresco, es el que nos puede contagiar el ANISAKIS.

La anisakiasis es la enfermedad ocasionada por la infección de gusanos “Anisakis”. Aparece con frecuencia en áreas del mundo en las que el pescado se come crudo o ligeramente salado o condimentado. Las áreas con mayor nivel de ocurrencia son: Japón (tras comer sushi o sashimi) donde se contabilizan el 95% de los casos de esta enfermedad que se producen en el mundo, Escandinavia (del hígado de bacalao), los Países Bajos (por comer arenques infestados y fermentados, llamados maatjes), y a lo largo de la costa pacífica de Sudamérica (por comer ceviche).

Horas después de la ingestión de las larvas del parásito, pueden aparecer dolor abdominalnáuseas y vómitos. A veces, se llega a expulsar las larvas tosiendo. Si las larvas pasan al intestino, puede producirse una severa reacción alérgica.

El diagnóstico se puede lograr mediante examen gastroscópico durante el que las larvas de 2 cm se visualizan y eliminan, o mediante examen histopatológico del tejido retirado en la biopsia o la cirugía.

Debido a que las larvas de Anisakis sobreviven 50 días en el pescado guardado a 2 ºC, dos horas a -20 ºC, dos minutos a 60 ºC(en caliente) y dos meses en vinagre (boquerones), es importante asegurar medidas de control. Una de las principales medidas de control de la infestación es informar a la población sobre los riesgos que conlleva el consumo de pescado crudo o insuficientemente cocinado, que permite así la ingestión de las larvas vivas.

En España, se fija la obligatoriedad, para los establecimientos que sirven comida, de someter todos los pescados que se vayan a servir en crudo o casi crudos a un ciclo de congelación de 24 h a una temperatura igual o inferior a -20°C. Esto incluye productos de la pesca que han sido sometidos a un proceso de ahumado en frío en el que la temperatura central del producto no ha sobrepasado los 60°C. Igualmente estarán obligados a garantizar la congelación en las mismas condiciones si se trata de productos de la pesca en escabeche o salados, cuando este proceso no baste para destruir las larvas.

Así pues, podrás consumir marisco hervido (+ de 2 minutos), y pescados cocinados (horno), previa congelación del producto el día anterior, para minimizar los riesgos.

El tema del Toxoplasma, ya lo hemos hablado en otros post, pero recuerda que no puedes consumir productos de carne cruda (salchichón, salami, fuet, etc…). Respecto al jamón serrano debe estar bien curado (> 14 meses). Respecto al paté, no hay problema porque está hervido en su elaboración, aunque deberemos consumir la lata en un día y siempre conservarla en la nevera. En este último caso debemos tener cuidado con la Listeria.

Felices fiestas y buen provecho.

Patología fetal

Retraso del crecimiento fetal

embarazo_26
http://www.fertilab.net

Una de las múltiples causas maternas que pueden afectar al crecimiento fetal, es la reducción del flujo útero-placentario.

El flujo sanguíneo útero-placentario puede verse disminuido por un desarrollo defectuoso, adquirido por  obstrucción o disrupción de la vascularización útero-placentaria. Enfermedades médicas de la madre (hipertensión arterial, insuficiencia renal, diabetes mellitus, enfermedades vasculares del colágeno -lupus eritematoso sistémico, síndrome antifosfolipídico- y complicaciones obstétricas, como la preeclampsia, asociadas con vasculopatías y/o disminución del volumen de sangre materno o de la presión arterial, disminuyen la perfusión útero-placentaria y dan lugar al CIR (Crecimiento Intrauterino Retardado).

La preeclampsia, en particular, se caracteriza por el fallo primario de la invasión trofoblástica de las arterias espirales uterinas que conduce al fracaso de la dilatación de estos vasos, aterosis aguda, oclusión e infarto. Por tanto, la hipertensión en el embarazo hace que las arterias de la placenta funcionen mal, impidiendo el paso de sangre a nivel umbilical y dificultando el aporte de oxígeno al feto. Para entenderlo mejor es como si en nuestro grifo de casa, tuviéramos el filtro de salida del agua con muchas piedrecitas y cal. Por más que abramos el grifo, no saldrá apenas agua.