Puerperio

Caída de cabello en el postparto

Photo Credit: zubrow via Compfight cc
Photo Credit: zubrow via Compfight cc

El cabello es un producto de la actividad cíclica del folículo piloso que pasa por tres fases:

1) Anágena caracterizada por la producción activa del cabello

2) Catégena que es transicional

3) Telógena, en la que el folículo piloso entra en reposo, el pelo es ya una estructura madura y que evoluciona a su desprendimiento y al reinicio del ciclo.

Durante el embarazo se observa una mayor proporción de pelos anágenos o en crecimiento que de pelos telógenos o en reposo, es presumible por estimulación estrogénica y probablemente androgénica (dos hormonas importantes en el embarazo), por este motivo el cabello en la embarazada es más abundante y con más brillo.

Posterior al parto dicha relación se invierte y se observa una caída pronunciada del pelo.

Dentro de los cambios del cabello durante la gestación encontramos el “efluvio telógeno puerperal”que se describe una caída brusca del pelo que comienza del 1 a 4 meses tras el parto y se  autolimita de 6 a 12 meses.

Este cambio fisiológico no necesita tratamiento alguno pues es reversible se recomienda lavado normal y evitar el trauma local (secador, tintes, permanentes, etc.) así como apoyo emocional.

Eso sí, tu pelo nunca estará como antes, es una de las facturas que pasa el embarazo.

 

Lactancia

Crisis de crecimiento en alimentación con Lactancia Materna

Los recién nacidos suelen tener tres periodos donde se puede observar que existe una mayor demanda del número de tomas al día. El primero a la semana de vida, el segundo al mes y el tercero entre los 2-3 meses de vida. Aunque no es algo que ocurre en todos ellos, en algunos casos, es bastante llamativo debido a que la madre nota un brusco cambio de comportamiento en el bebé, habitualmente a peor.

Existe como digo, una mayor demanda de las tomas, irritabilidad, nerviosismo y la madre ya no sabe que hacer. Muchas veces terminan con la famosa ayuda de biberón, porque no se encuentra explicación fisiológica. Los anglosajones que resumen las cosas mucho mejor que nosotros, describen a este proceso como “whimpering”, siendo la traducción al castellano algo parecido a sollozo, lloriqueo, queja, gimoteo, etc. A mi me gusta explicarlo de forma gráfica, y es como el pájaro carpintero al picar un tronco, se coge y se suelta continuamente del pezón, tiene las piernas inquietas y cada vez se pone más nervioso. Este proceso suele remitir en 4-5 días, que es fácil decirlo, pero para quien no tenga un bebé en casa a full-time es una experiencia verdaderamente escalofriante.

Soluciones no hay muchas más que seguir ofreciendo el pecho continuamente. Necesitamos producir una mayor cantidad de leche para ese aumento del crecimiento del bebé. Podemos servirnos de la homeopatía (Ricinus 5 CH), y de ofrecer el pecho cada 2 horas, para que consigamos una subida, o bajada conforme se mire, de la producción láctea. En 48 horas notaremos que el pecho tiene más leche y el bebé comienza a calmarse.

¿A alguien le ha ocurrido esto?. Comentad please.