3 Trimestre

¿Puedo #volar estando embarazada?

Photo Credit: mliu92 via Compfight cc
Photo Credit: mliu92 via Compfight cc

¿Qué debes hacer si estás embarazada y ya tenías previsto realizar un viaje con vuelo incluido?

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) recomienda no viajar durante el último mes de embarazo y hasta 7 días después de dar a luz.

El límite en algunas compañías se fija en las 28 semanas, en cambio en las incluidas en la IATA  estaría partir de la 36 semana de gestación (32 si es múltiple y sin complicaciones).

Si de todas formas necesitas viajar, debe ser tu médico quien lo decida mediante un informe médico que incluya que no existen problemas en el embarazo (preclampsia, placenta previa, etc).

En cualquier otro supuesto, necesitarías una autorización previa del Servicio Médico de la compañía.

¿Porqué me lo prohíben?

Todas las cabinas de los aviones están presurizadas, por tanto, el riesgo real para el embarazo no existe. La prohibición se basa más en un aspecto legal que en un problema médico.

Las compañías no tienen servicio médico a bordo, y en último caso son las responsables de todo lo que ocurra durante el vuelo. Si una mujer se pone de parto durante el vuelo para ellos sería un problema serio, y más si el resultado fuera desafortunado para madre y/o hijo.

Por tanto, la decisión es salomónica. No dejan embarcar a ninguna embarazada en su último mes de gestación para evitar demandas en su contra ante posibles incidencias.

RecomendaciónAntes de comprar el vuelo, pregunta en la compañía cual es el límite en semanas de gestación permitido, pues existe diferencias entre las compañías.

 

1 Trimestre, 2 Trimestre, 3 Trimestre

¿Si estoy embarazada puedo ir a un #Spa?

http://www.natalben.com/cuidados-embarazo/terapias-en-balnearios-para-gestantes
http://www.natalben.com/cuidados-embarazo/terapias-en-balnearios-para-gestantes

Son muchas las embarazadas que preguntan si está permitido poder disfrutar de un circuito de Spa. Antes de nada, debemos diferenciar un Spa de un Balneario. Los Spa funcionan por agua corriente a presión, en cambio los Balnearios se nutren de aguas minero-medicinales y por tanto, estas aguas tienen unas propiedades que pueden perjudicar al embarazo, por lo que se desaconseja su uso.

¿Y qué debo evitar en un Spa?

Debes evitar todos los ambientes calientes o con alta humedad, debido a que existen cambios en tu circulación y corazón, producidos por el embarazo que podrían bajar mucho tu tensión arterial y marearte. Por tanto, evita la sauna, baño turco, baño de vapor, etc.

Sobre los chorros, burbujas, cascadas y demás, debes evitar que sean sobre tu barriga. Una estimulación prolongada podría desencadenar contracciones, todo dependiendo de las semanas en las que estés.

¿Qué podría hacer en el Spa?

Baños tibios (no calientes).

Baños fríos, por un corto periodo de tiempo.

Masajes: de cualquier parte del cuerpo. Recuerda que a partir de las 30 semanas debes estar tumbada de lado en la camilla o bien con el respaldo incorporado al menos 45º.

Así que, debes plantearte si te merece la pena pagar por utilizar un tercio de las instalaciones o esperar a prir y darte un homenaje.