La importancia de la sal yodada durante el embarazo y la lactancia

IMG_8817-0.JPG
Sal yodada

La glándula tiroides fetal empieza la producción de hormonas tiroideas a partir de las 10-12 semanas de gestación.

Las hormonas tiroideas fetales intervienen en el desarrollo del cerebro fetal. El paso de hormona tiroidea, de la madre al feto, es muy escaso. El desarrollo del sistema nervioso central requiere la presencia de hormona tiroidea fetal (Tiroxina o T4).

Aunque la madre sea capaz de producir suficiente T4 en situaciones de déficit de yodo, el feto no tiene esa capacidad de adaptación si no se le aporta suficiente yodo a la dieta de la madre, pudiendo desencadenar un hipotiroidismo congénito. España está considerada como una zona de déficit moderado de yodo en la dieta. De ahí la importancia del aporte suplementario de yodo en la dieta de la embarazada en España. Actualmente, con el fin de garantizar el correcto desarrollo neurológico fetal, se recomienda el uso de sal yodada y el suplemento farmacológico de 200 microgramos de yoduro potásico al día durante el embarazo y la lactancia materna. Hay que tener en cuenta también que, el yodo pierde sus cualidades por encima de una determinada temperatura, por lo que se recomienda añadir la sal tras la cocción de los alimentos y no antes.

Anuncios