Cuidados del recién nacido, Lactancia

El recién nacido con #hendidura del labio y/o #paladar.

IMG_0401.JPG

El labio o paladar hendido es una malformación congénita de la cara y cavidad bucal. Ocurre durante la embriogénesis (desarrollo del feto en las primeras 8 semanas), dónde algunos de los tejidos no se fusionan.

Existen distintos tipos: labio parcial o completamente hendido, paladar hendido bilateral, o bien hendidura completa del labio y paladar.

La hendidura del velo del paladar siempre se encuentra en el centro, en cambio las otras hendiduras pueden estar en cualquier lado o incluso en ambos.

Podréis haber leído que  se conoce como el ” labio leporino”, aunque es incorrecto debido a que ese término está tomado del reino animal [del lat. leporem, ‘liebre’: «labio de liebre», pues ese animal tiene el labio superior cortado en el centro)].

Estos defectos son las malformaciones congénitas más frecuentes, estimando su frecuencia en Europa de 1 cada 500 nacidos.

Causas

Existen distintas teorías, auque todavía ninguna cierta. La más creíble apunta a que se produce por una combinación genética y a la influencia medio-ambiental negativa. Decir esto es como acertar si va a llover mañana, debido a que no se sabe que factor ha influido exactamente en su proceso. Dado que la formación de las estructuras faciales se realiza en unas pocas horas, los factores ambientales (medicinas, Rayos X, infecciones, stress, ruído..) pueden dar lugar a una falta de oxigenación que daña los tejidos del feto.

A destacar

La lactancia materna es un poco más dificil pero se consigue teniendo en cuenta una serie de consideraciones anatómicas y fisiológicas (explicaré en otra entrada).

La lactancia artificial, debe utilizarse una tetina más larga.

Las cirugías de cierre se suelen hacer entre la época de lactante y los 2 primero años de vida o incluso en la etapa prescolar, dependidendo del tipo que he comentado al principio.

Aceptar las reacciones de los demás

Como padres, tendréis que enfrentaros con valentía a vuestros propios sentimientos. Vosotros amáis a vuestro bebé tal y como es. Podéis y debéis discutir la nueva situación en la que os encontráis y sus consecuencias con los especialistas (Otorrinolaringólogos), pero es más dificil hacerlo cuando se trata de familiares, amigos o simplemnte conocidos.

La inseguridad o perturbación de todos ellos ante la malformación congénita de vuestro bebé puede dar lugar a situaciones muy violentas o incómodas, como por ejemplo que se pongan a lllorar o se apiaden del bebé…

No os debéis dejar influenciar por ello. La gente que forma parte de vuestro círculo social pronto apreciará vuestra manera de reaccionar ante la nueva situación y cuanto más relajados estéis, más sencillo será encontrar ayuda de otras personas.

Necesitaréis sentir palabras de aliento y aceptar la ayuda que os ofrezcan sin sentiros culpables por lo que ha ocurrido.

Una sonrisa feliz en el rostro de vuestro bebé, compensará todas vuestras preocupaciones.

La infancia es demasiado valiosa para no disfrutarla al máximo.

 

 

 

 

1 Trimestre

5 remedios que pueden ayudarte a vencer las #nauseas y #vómitos durante el #embarazo

Photo Credit: Love.Sasha.Lynn via Compfight cc
Photo Credit: Love.Sasha.Lynn via Compfightcc

La causa de las nauseas y vómitos durante el embarazo no es conocida. Se piensa que existen una mezcla de factores   neuro-endocrinos y psicológicos, por ello existen distintos tipos de tratamientos, unos más efectivos que otros en las gestantes.

De todos modos debemos tener presente que el tratamiento es paliativo, no curativo. Algunos “remedios”  que  pueden mejorar  los  síntomas son:

1)Evitar  aquellos  alimentos  cuyos  olores provocan el cuadro.

Habitualmente todo lo que esté caliente te producirá más nauseas. El pescado y la leche suelen producirlo.

2)Evitar periodos prolongados de ayuno  y comidas  abundantes  de  difícil  digestión                                               (fraccionar en 5-6 ingestas).

3)Prestar  apoyo  psicológico:  es raro el caso en que la embarazada vomite durante todo el embarazo                                 (aunque existen, incluso el día del parto).

Los  síntomas  desaparecerán  al  4º mes y que  tendrán mejor desenlace en el parto.

4)Si todo esto no funciona, hay que tratar farmacológicamente.

Los  fármacos indicados se denominan antieméticos, y tienen una acción antihistamínica

y anti-espasmódica. Son:

–    Doxilamina (cápsulas de 10 mg Cariban®):  Si  la mujer   presenta   más   vómitos por   la mañana,  se  da  una  dosis  doble  por  la noche, ya que la doxilamina tiene efectos retardados.

Si  vomitase  todo  el tiempo  (no  predominase  una  parte  del día),  daremos  el   fármaco  3  veces  al día con  las  comidas-.

Como  efectos secundarios  presenta  somnolencia,  por lo  que  hay  que  tener en cuenta  si  la  mujer conduce.

–    Piridoxina (B6) (comprimidos de 300 mg 24/día):  Sólo  si   la   doxilamina  no  es suficiente.

–    Metoclopramida  (Primperán®):  Viene en comprimidos de 10mg;  damos 1/8h. Sería el último fármaco a probar.

5)Si  todo  esto  no  fuese  suficiente  y  la mujer  siguiese  con  vómitos,   hay  valorar el ingreso en el Hospital,  ya  que  hay  riesgo  de   deshidratación.

Es  muy importante   aislarla para   evitar   estímulos   desagradables, hidratarla (goteros),                                        corregir  el   estado  ácido-base  y  el  desequilibrio  electrolítico.

Además, podemos administrar sedantes y ansiolíticos (benzodiacepinas, clorpromacina…).

Con todo esto, la mujer debe mejorar en unos 2 días.

Cuando  la  mujer  esté  ya  en  fase  de recuperación,  le  damos  líquidos  fríos  y zumos de frutas-       en  pequeñas  cantidades,  asociados a antieméticos.

También puede resultar útil la psicoterapia, por la posible causa psicológica que dijimos al principio.

Normalmente con el tratamiento la mujer va  a  mejorar  y podrá irse a casa.

En muchas ocasiones ocurre que, cuando la mujer llega a casa y se encuentra con su medio hostil, los vómitos vuelven a  aparecer… Por eso, en ciertos casos, se aconseja que la pareja viva sola; para  eliminar así el efecto  negativo, sobre la mujer, de determinada figura incordiante.

Otros tratamientos que se han utilizado en el embarazo han sido: Cápsulas de Jenjibre, Homeopatía, jarabes de fructosa, con resultados dispares.