¿Es efectiva la moxibustion para que tu bebé se ponga de cabeza?

 

Captura de pantalla 2016-07-14 a las 0.01.20
Aplicación de técnica en el pie de la embarazada

La moxibustión (MB), llamada en chino Zhiyin, es una técnica de la medicina tradicional china que se basa en quemar unas hierbas (moxa), en forma de puro, sobre unos puntos de acupuntura determinados. El objetivo es utilizar la técnica en aquellas mujeres que sus bebés están de nalgas, para conseguir que se den la vuelta (presentación cefálica).

Existen muchas páginas webs y blogs que hablan de las bondades de la técnica, pero la verdad es que a día de hoy, solo podemos aceptar la evidencia.

Existe un organismo, que para las especialidades médicas es la biblia (Cochrane Library), que se encarga de comprobar la evidencia para poder tener mejores decisiones informadas y un mejor cuidado de la salud. Es decir, que si no existe evidencia, no deberíamos recomendar el procedimiento en cuestión, o bien hacerlo con mucha cautela.

En el caso que nos ocupa, se estudiaron 6 ensayos clínicos con una muestra de 1346 mujeres cuyos bebés estaban en posición podálica. Los resultados  obtuvieron que:

1.- La MB no redujo el número de bebés en posición podálica comparado con no hacer nada.

2.- La MB hizo decrecer el uso de oxitocina durante el parto frente a no hacer nada.

3.- Cuando se comparó la MB con la acupuntura, la MB redujo el número de fetos en presentación no cefálica frente a la acupuntura.

4.- Cuando se combinó MB y acupuntura, se obtuvieron un menor número de fetos en posición no cefálica y un menor número de cesáreas, comparado con el no hacer nada.

5.- Cuando  se combinó MB y técnicas posturales (postura del gato), la MB produjo un menor número de fetos en presentación no cefálica  frente a solo las técnicas posturales.

Conclusiones

La evidencia para recomendar la técnica es limitada para reducir el número de presentaciones no cefálicas.

Parece que existe alguna evidencia que afirma que la MB puede reducir el empleo de oxitocina en el parto. Combinada con la aupuntura, podría reducir el número de cesáreas; y con ténicas posturales podría reducir el número de presentaciones no cefálicas al parto, sin embargo, se necesitan más estudios bien diseñados para recomendar con total seguridad esta intervención.

 

Referencia:

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD003928.pub3/abstract

 

Anuncios

¿Puedo nadar si estoy embarazada?

Captura de pantalla 2016-07-13 a las 0.03.04

Esta pregunta es la joya de la corona cuando llega el verano.

Antes de que sigas leyendo buscando la respuesta te digo que SI.

¿Cual es la razón por la que se les dice a las mujeres embarazadas que no se bañen en piscinas o en el mar?

1.- Si rompes aguas, “y no te enteras”, puede se malo para tu bebé:

Perdonad que no me ría. Vamos a ver, en el supuesto caso que fuera verdad es imposible no darse cuenta de la rotura prematura de membranas (romper la bolsa de las aguas).

Quiero pensar que todo el mundo, aunque haga  muchos años, ha tenido la sensación irrefrenable de orinarse estando bañándose. Bien, acto seguido, se relajan esfínteres y se nota una sensación calentita por la entrepierna y un alivio inmediato de esa necesidad tan básica. Creo que me seguís, ¿verdad?. El líquido amniótico está a una temperatura de 37ºC, como tu cuerpo. Por muy caliente que esté el agua de la piscina o del mar, nunca llegará a ser la misma, y por tanto, si rompes aguas notarás el líquido calentito del que os hablo.

2.- Si expulsas el tapón mucoso, puedes tener una infección al bañarte.

Otra mentira a medias, y ahora os explico.

Para empezar, el tapón mucoso, solo es una barrera mecánica que impide el ascenso por el canal vaginal hasta el útero de cualquier infección. Si se expulsa no hay que acudir al hospital, pues tan solo indica que alguna contracción has tenido. Algunas mujeres lo expulsan y no se ponen de parto hasta 7 días después. En cualquier caso, imaginemos que efectivamente lo has expulsado, ¿qué pasaría?.

Hay que tener en consideración distintos aspectos, como la vagina, su pH y el tipo de agua donde se esté haciendo la inmersión.

La vagina: es una cavidad cerrada, donde las paredes anteriores y posteriores se unen si no hay nada dentro. Es decir, en ningún caso es un cilindro abierto que invita a subir fácilmente a cualquier bacteria que circule por ese agua.

El pH vaginal: la embarazada tiene un pH ácido que favorece que los agente infecciosos sean neutralizados, sobretodo bacterias.

El agua: aquí debemos ir por partes.

¿Qué es mejor el mar o la piscina? En ambos medios se realizan análisis de bacterias, sobretodo de una llamada E. Coli. Es una bacteria que os debe sonar porque produce infecciones de orina.

¿Porqué esa bacteria está en el mar o en mi piscina? Porque evidentemente lo que antes os decía de la necesidad irrefrenable lo sigue haciendo la gente.

A priori, en el mar debe existir menos concentración, aunque ya sabéis lo contaminado que está. Todo depende del área geográfica donde vivas. Cada Ayuntamiento está obligado por ley a testar sus aguas, por lo que os podrán facilitar la lectura de contaminación biológica para que podáis valorar donde os metéis.

La piscina, si es propia y no hay niños, seguro que debe tener escasa contaminación. Si es una piscina pública, y a la vez con muchos niños, ya os imagináis lo que saldrá, ¿no?

Retomando lo anterior, en cuanto a lo de una mentira a medias. Es cierto que el agua del mar, embalses, ríos está contaminada. También, que se debería evitar las piscinas públicas que tengan muchos niños, aunque habría que ver la cloración del agua y los resultados de sus análisis antes de descartarlas. Pero en absoluto, es cierto que este hecho te vaya a producir una infección que afecte a tu bebé. Esto es como el bulo de tener candidiasis vaginal (hongos) por orinar en WC públicos. Definitivamente NO.

Así que si quieres pasar calor este verano y hacer caso del saber popular de los médicos de la calle, esos mismo que te dicen que si tienes la barriga alta o baja, no te bañes.

Al agua patos, disfrutad.