¿Porqué no es necesario el enema previo al parto?

 

728px-Give-an-Enema-Step-5
http://es.wikihow.com/hacer-un-enema

Tal y como comentaba en la entrada anterior sobre el Plan de Parto, vamos a ir hablando de diferentes elementos que por rutina han estado en el manejo del parto, y que podrían ser obviados, si la mujer lo desea.

Empezaremos definiendo que es un enema. Es un líquido que se inyecta en el intestino por el ano con fines laxantes, terapéuticos o analíticos, en la primera fase del parto (cuando la mujer está con 2-3 centímetros de dilatación y las contracciones son regulares). Su objetivo es hacer que la parte final del intestino grueso se vacíe de todo contenido fecal.

¿Y esto porqué se recomendaba?

Tradicionalmente, en la atención al parto se utilizaba de forma rutinaria con la hipótesis de que si existiera un desgarro, el contenido fecal podría contaminar la herida producida. Por ello, con la eliminación de este contenido, se evitaría la posible infección.

¿Qué dice la evidencia científica?

El concepto de Medicina Basada en la Evidencia (MBE) fue desarrollado por un grupo de internistas y epidemiólogos clínicos liderados por Gordon Guyatt, de la Escuela de Medicina de la Universidad McMaster de Canadá. En esencia, la MBE pretende aportar más ciencia al arte de la medicina, siendo su objetivo disponer de la mejor información científica disponible –la evidencia– para aplicarla a la práctica clínica. En función del rigor científico del diseño de los estudios, pueden construirse escalas de clasificación jerárquica de la evidencia, a partir de las cuales se establecen recomendaciones respecto a la adopción de un determinado procedimiento médico o intervención sanitaria.

Pues una vez entendido esto, pasemos a explicar lo que nos interesa. El objetivo parece quedar claro, no hagamos procedimientos por rutina sino que hagamos caso de las recomendaciones que nos ofrecen los estudios científicos de calidad, ya que demuestran si es mejor o peor seguir realizando ese procedimiento de rutina o no. Todos los estudios, se recogen en una base de datos médica llamada Cochrane Library.

Bien, pues como he mencionado anteriormente, la aplicación del ENEMA a una mujer en la fase inicial del parto era o es (todavía en algunos centros sanitarios), una práctica rutinaria.

La evidencia nos indica que de todos los estudios analizados, no se ha demostrado que el enema no tiene un efecto beneficioso significativo sobre las tasas de infección (infección de la herida perineal u otras infecciones neonatales). Revisión Cochrane

¿Qué debería hacerse sabiendo esto?

Según las conclusiones, los resultados hablan contra el uso rutinario de enemas durante el trabajo de parto, por lo tanto, tal práctica debe ser desaconsejada, pues no empeora el número de infecciones como se pensaba.

Así pues, el enema no es un elemento necesario en el parto. Lo frecuente se ha convertido en lo normal, como veremos cuando hablemos de la episitomía, pero es una práctica clínica que debe desaparecer porque no aporta ningún beneficio y además es molesta.

Saludos.

 

 

Anuncios