El parto

¿Por qué el número de #donaciones de #sangre de #cordón #umbilical está bajando en los últimos años? Parte 2.

IMG_1419

Se cree que el pinzamiento precoz del cordón umbilical reduce el riesgo de hemorragia postparto y de ictericia neonatal (1).

Por otro lado, hay datos que sugieren que puede haber beneficios si el pinzamiento se realiza tardíamente. Entre los beneficios se ha descrito una reducción de la probabilidad de transfusión feto-materna, (2) incremento de los niveles de hemoglobina (1) y depósitos de hierro en el neonato con una reducción de la anemia durante la infancia (2,3), mejor adaptación cardiopulmonar e incremento de la duración de la lactancia (4).

Como ya hemos comentado otras veces en otras entradas, la evidencia científica es la que debe aclarar si este tipo de prácticas son seguras o no cuando existe controversia.

El análisis de los distintos estudios obtuvo diferencias en cuanto a la realización de pinzamiento tardío en países con bajos ingresos comparado con los de medios-altos ingresos.

Para los países de bajos ingresos económicos, donde la anemia en los recién nacidos es más prevalente, la evidencia de elevada calidad muestra que el pinzamiento tardío reduce la incidencia de anemia en el neonato. No hubo resultados significativos en otras variables como la hemoglobina media en el cordón, ferritina media fetal(depósito de hierro en sangre), hematocrito en el cordón (% de células sanguíneas) y bilirrubina sérica.

En cambio, existe una evidencia limitada y de nivel medio que muestra que en los países de elevados ingresos, el pinzamiento tardío de cordón reduce la incidencia de anemia en neonatos, siendo el principal efecto adverso, el incremento en la incidencia de ictericia (los bebés se ponen amarillos y requerirá fototerapia).

Por ello debido a las limitaciones de los estudios en países de altos ingresos y a la variabilidad en la descripción del momento de pinzamiento del cordón, consideran que puede haber confusión y que el impacto de retrasar el pinzamiento en países donde la anemia es menos prevalente no se conoce.

 

Actualizaciones de los estudios han dilucidado la controversia:

En resumen, el pinzamiento tardío del cordón (a los 2 ó 3 minutos del nacimiento) demostró no incrementar el riesgo de hemorragia posparto. Además, el pinzamiento tardío puede ser ventajoso para los neonatos porque mejoran los niveles de hierro, los cuales pueden tener valor clínico en niños cuyo acceso a una buena alimentación es deficitario, aunque aumenta el riesgo de ictericia con requerimiento de fototerapia.

Tras esta evidencia se debe establecer una RECOMENDACIÖN, que en este caso es que se debe APOYAR el pinzamiento tardío del cordón umbilical a partir del 2º minuto o tras el cese del latido del cordón umbilical.

¿Cómo afecta a la donación de sangre de cordón umbilical?

 

Como os imagináis, la donación de sangre de cordón umbilical será imposible tras 2 minutos o cese del latido del cordón umbilical, por tanto, es algo que hay que decidir.

Os recomiendo discutir con vuestra matrona las dudas generadas a respecto, pues si eliges una opción descarta la otra. En muchas ocasiones nos encontramos con un mix, este es, deja pasar 1 minuto antes de pinzar y recoge la donación de sangre de cordón umbilical.

Es algo a decidir  vosotras y vuestras parejas.

Un saludo.

 

 

Referencias bibliográficas

 

  1. World Health Organization. Maternal and newborn haelth/safe motherhood division of reproductive health. Care in Normal Birth: a practical guide. Report of a Technical Working Group. Ginebra 1996;[Citado 12 feb 2008].disponible en: http://www.who.int/making_ pregnancy_safer/publications/archived_publications/care_in_normal_birth_practical_guide. pdf.
  2. Prendiville WJ, Elbourne D, McDonald S. Active versus expectant management in the third stage of labour. Cochrane Database Syst Rev 2000;(Issue3).
  3. Smith JR, Brennan BG. Management of the Third Stage of Labor: Multimedia. [www emedicine com/med/topic3569 htm ] 2006.
  4. Chaparro CM, Fornes R, Neufeld LM, Alvarez GT, Cedillo RE, Dewey KG. Early umbilical cord clamping conntributes to elevated blood lead levels among infants with higher lead exposure. J Pediatr 2007;151:506-12.
  5. Mercer JS. Current best evidence: a review of the literature on umbilical cord clamping.In: Wickham S editor (s). Midwifery: best practice Vol 4, Edinburgh: Elsevier, 2006;114-29.
  6. National Collaborating Centre for Women ́s and Children ́s Health. Intrapartum care: care of healthy women and their babies during childbirth. Clinical Guideline 2007.

 

El parto

La #donación de sangre de #cordón #umbilical. Parte 1.

Captura de pantalla 2017-09-17 11.06.58.png
Punción de la vena umbilical para la donación de sangre de cordón umbilical. http://www.parto40semanas.com

La constatación de que sólo el 30% de los enfermos con algún tipo de cáncer hematológico tiene un familiar con un sistema inmunológico compatible con el suyo para llevar a cabo un trasplante de médula ósea impulsó, a finales de la década de 1980, el estudio de alternativas al trasplante de médula convencional [1].

La investigación culminó en 1993, cuando el hematólogo chileno Pablo Rubistein descubrió que la sangre del cordón umbilical permite regenerar la médula enferma gracias a su extraordinaria riqueza en células madre y que, trasplantada a pacientes cuya médula ósea esté enferma, permite obtener éxitos terapéuticos prometedores.

Las principales ventajas que ofrece la sangre de cordón umbilical, son que puede ser almacenada en un banco y disponer en el momento de su tipaje, lo que permite ahorrar tiempo en la búsqueda de un donante compatible, evita la extracción de médula ósea en el donante y puede ser empleada en el momento en que se necesite [2].

Los trasplantes de sangre de cordón umbilical están indicados en enfermos que padecen enfermedades congénitas o adquiridas de la médula ósea, tales como las leucemias agudas o crónicas, etc. Lo ideal para los pacientes es encontrar un donante compatible entre sus familiares más directos, pero esto sólo ocurre en el 30% de los casos.

Para estos casos, funcionan desde hace años en todos los países desarrollados los llamados Registros de Donantes Voluntarios de Médula Ósea. Estos Registros disponen de los datos de todas las personas de ese país que desean ser donantes de médula ósea y realizan además las búsquedas de un donante compatible para los pacientes que así lo necesiten.

En España, nuestro Registro es el REDMO (Registro Español de Donantes de Médula Ósea) creado por la Fundación Carreras en 1991 y que dispone de un Acuerdo con el Ministerio de Sanidad y Consumo desde 1994.

Desde que se abrió la posibilidad del empleo de la sangre de cordón umbilical para estos pacientes, fueron creándose bancos apropiados en el mundo. Esto ha permitido realizar búsquedas tanto de donantes de médula ósea, como de sangre de cordón umbilical. En España existen varios Bancos de SCU (sangre de cordón umbilical) y el REDMO coordina las búsquedas tanto de donantes de médula ósea como de unidades de sangre de cordón.

¿Quién puede ser donante de sangre de cordón umbilical?

Quien tenga madre y padre con antecedentes clínicos normales, y la gestación y el parto se hayan desarrollado dentro de los límites normales.

¿Quién NO puede ser donante de sangre de cordón umbilical?

 Entre los criterios de exclusión de un donante se encuentra la rotura de membranas más de 12 horas antes del parto, que la madre presente fiebre superior a 38 grados o que la gestación haya durado menos de 32 semanas. Sin embargo, la falta de información sobre la posibilidad de donar sangre del cordón impide que muchas mujeres se apunten a la iniciativa.

 ¿Cómo hacerse donante de sangre
de cordón umbilical?

Cuando una embarazada desea ser donante de sangre de cordón umbilical, debe dirigirse a uno de los Bancos de Sangre de Cordón existentes en España o a su matrona/ginecólogo de referencia. Allí se le dará información sobre el proceso y firmará, en el caso de estar de acuerdo, un Consentimiento Informado.

Para donar sangre de cordón
 umbilical resulta imprescindible:

 1) Una historia clínica detallada a la madre acerca de las posibles enfermedades infecciosas, hematológicas o de cualquier otro tipo que contraindiquen el empleo de la sangre de cordón.

2) La realización a la madre en el momento del parto para descartar cualquier proceso infeccioso que pudiera ser transmisible a la sangre del cordón, en especial, los test de la hepatitis B y C, HIV y sífilis, entre otros.

3) Un examen clínico de su bebé al nacimiento y, opcionalmente, después de los 40 días realizado por un pediatra.

4) Que la madre autorice la donación y acepte las condiciones antes referidas mediante la firma del consentimiento informado.

Cualquier resultado patológico en los estudios realizados con motivo de la donación de la sangre de cordón, será comunicado a la madre por el médico responsable.

La sangre del cordón umbilical se empleará como trasplante a cualquier paciente anónimo del mundo que lo precise, sin otra preferencia que la mejor compatibilidad posible.

Los datos referentes a la sangre del cordón serán incluidos de forma codificada en la base de datos del Banco y remitidos al REDMO, siendo tratados de forma confidencial. La confidencialidad tiene como contrapartida la imposibilidad de saber cuándo será utilizada, para qué paciente y con qué resultados.

No se entregará compensación económica ni de ningún otro tipo por la donación de la sangre de cordón umbilical.

Procedimiento

Obtener sangre de cordón umbilical es tan sencillo como inofensivo. Justo después del nacimiento del niño se corta el cordón umbilical lo más cerca posible del ombligo del bebé. Una vez el niño ha sido separado de la madre, y con la placenta aún dentro del útero, se vacía el cordón umbilical con una cánula para recoger la mayor cantidad posible de sangre.

En cada donación de placenta se suelen obtener unos 80 mililitros, una cantidad suficiente para tratar a personas de menos de 40 kilos, generalmente niños y adolescentes.

Después de recoger la sangre, la unidad es conservada a 4°C y posteriormente congelada y almacenada en nitrógeno líquido a 196 grados bajo cero.

Para realizar el trasplante bastará con una infusión por vía intravenosa de la sangre descongelada con el objetivo de sustituir las células enfermas del paciente [3]. De momento, el índice de éxito de esta operación se sitúa en el 90% [4].

La principal ventaja que presenta la sangre del cordón umbilical es que exige una menor compatibilidad entre el donante y el receptor. El presidente del Comité Científico de la Fundación Carreras de Lucha contra la Leucemia, Ciril Rozman, atribuye estas mayores facilidades a la inmadurez inmunológica de los linfocitos de la sangre del cordón, lo que reduce las posibilidades de rechazo.

Cuando un paciente necesita un trasplante y no dispone de familiar compatible, se inicia a través del Redmo una búsqueda de donante a escala internacional. En la actualidad, para la mayoría de los pacientes, sean adultos o niños, se realiza la búsqueda tanto de médula ósea como de sangre de cordón umbilical. Desde la creación del primer banco de sangre de cordón español, en 1996, enfermos de Estados Unidos, Australia y de los países de la Unión Europea se han beneficiado ya de la sangre de cordón almacenada en España y viceversa.

 

¿Por qué el número de donaciones de sangre de cordón umbilical está bajando en los últimos años?

Esto lo analizaremos en la siguiente entrada.

 

Saludos

[1] Barker JN, Wagner JE. Umbilical cord blood transplantation for the treatment of cancer. Nat Rev Cancer 2003; 3(7):526-32.

[2] Karanes C. Unrelated donor ítem cell transplant: donor selection and search process. Pediatr Transplant 2003; 7 Suppl 3:59-64.

[3] Reed W et al. Sibling donor cord blood banking for children with sickle cell disease. Pediatr Pathol Mol Med. 2001; 20(2):167-74.

[4] Shpall EJ et al. Transplantation of ex vivo expanded cord blood. Biol Blood Marrow Transplant 2002; 8(7):368-76.