El parto

La maniobra de #Kristeller a debate

Unknown
https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2014/07/01/el-parto-es-nuestro-birth-ours-presents-final-report-campaign-stop-kristeller-matter-gravity

La evidencia científica sobre su uso de la maniobra de Kristeller es muy pobre, no pudiéndose establecer en ningún caso su efectividad y sí sus posibles efectos secundarios.

La falta de evidencia lleva a autoridades como la OMS o el propio Ministerio de Sanidad a recomendar que, dado que no es una maniobra efectiva y que conlleva riesgos para la salud de la madre y su hijo, no se realice. Sin embargo, se sigue realizando a pesar de la contraindicación en muchos de los paritorios.

La maniobra se aprende en los paritorios, mientras eres residente. En ellos, los profesionales sanitarios reciben la formación práctica con madres y profesionales reales y expone a las personas en formación a diferentes criterios profesionales, erróneos o no.

¿Qué recomienda la SEGO?

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), al contrario de lo que indican la OMS y el Ministerio de Sanidad, sí permite su uso sólo cuando la cabeza del bebé asoma por la vagina. Esta controversia parece, en la práctica, permitir que algunos profesionales continúen realizando la maniobra de Kristeller pese a que la evidencia científica no logre respaldarla.

Aún así, en muy pocos casos, quedará escrito en la historia clínica, y por tanto, lo que no está escrito es porque no ha ocurrido. Y esa “invisibilidad” también hace que sea imposible conocer la cifra exacta de casos en los que se realiza. No deja de ser curioso que un profesional acepte como válida una maniobra, pero luego no se atreva a reflejarlo en el informe de atención al parto.

Conclusiones

En algunos países europeos, como es el caso de Reino Unido, la maniobra está prohibida. En España no lo está, pero sí puede haber consecuencias legales para los sanitarios que la practican. “Como toda mala praxis, quien lo practique deberá responder de los daños causados. En España, para actuaciones contrarias a la buena praxis – tanto desde el punto de vista clínico como con relación al derecho de todo paciente (incluidas las mujeres gestantes) a consentir o rechazar las intervenciones que consideren peligrosas–, existe un sistema de responsabilidad de los profesionales de la salud en el ámbito penal, civil, disciplinario, patrimonial y deontológico. La realización de la maniobra de Kristeller, por no estar recomendada, por tener un alto potencial lesivo y por no ser informada y consentida por las gestantes puede dar lugar a todas esas responsabilidades”.

Así pues, la polémica está servida. Afortunadamente vemos como las nuevas generaciones cada vez están más concienciadas y cuestionan ésta, y otras prácticas sin evidencia, todas ellas reflejadas en las recomendaciones que hace el Ministerio de Sanidad.

En resumen, es una práctica sin fundamento. Si es necesario terminar de forma urgente el expulsivo y la mujer, a pesar de sus esfuerzos no es capaz de conseguir hacer descender la cabeza con sus pujos, hay que plantearse instrumentar el parto y no “ayudarle” de esa forma pues los riesgos superan a los beneficios.

 

Referencias de apoyo sobre el tema:

El parto es nuestro.

Matronas Profesión

Prensa