Cesárea

La #cesárea. Conozcamos un poco de su historia.

 

La cesárea es la operación quirúrgica más antigua de la historia de la humanidad, aunque sus comienzos sólo fuera practicada sobre cadáver para tratar de extraer al no nacido (nonato) con vida desde el vientre materno.

La primera operación, sobre madre viva, que está bien documentada data del siglo XVII. La realizó en 1610 Jeremías Trautmann, el niño vivió pero la madre murió por fiebre puerperal a los 25 días. Recordemos que la asepsia se la debemos a Ignac Semmelweis hacia finales del siglo XIX. Semmelweis es llamado el “salvador de madres” pues descubrió que la incidencia de la sepsis puerperal o fiebre puerperal (también conocida como “fiebre del parto”, “childbed fever”) podía ser disminuida drásticamente usando desinfección de las manos en las clínicas obstétricas. La fiebre puerperal era habitual en los hospitales a mediados del siglo XIX con un desenlace frecuentemente fatal provocando la muerte de un 10-35% de las parturientas.

Si os gustan las series, os recomiendo The Knick, dónde en su primer capítulo, recrean muy bien cómo se procedía a realizar intervenciones quirúrgicas en el EE.UU de 1900.

Imagen promocional de la serie The Knick protagonizada por Clive Owen.

Encontramos diferencias si contrastamos distintas culturas.

Por ejemplo,  en el Islam (700 a.C) la cesárea estaba prohibida tanto mujer viva como muerta. Según prescripción del Corán, llegándose a considerar que el texto perfecto extraído por el vientre de mujer fallecida era hijo del diablo y no debiera vivir.

En cambio en la Roma antigua, es fuente testimonial sobre este tipo operación quirúrgica. El segundo rey de Roma, Numa Pompilio (715-672 a.C) dita, al respecto, su famosa Lex Regia, en la que se dictaba, que no podría enterrarse a la mujer muerta embarazada sin haber extraído previamente al hijo con vida a través de corte abdomino-uterino. Posteriormente esta ley fue bien acogida por los cristianos, ya que con ella se podía bautizar al neonato, teniendo así trascendencia médico-religiosa, hasta el punto de que el emperador Justiniano la hizo suya.

Alrededor del año 23 al 79 d. C., cuando se escribe la historia natural de Cayo Julio César (100-44 a.C), donde el cronista explica que este personaje habría nacido por intervención de cesárea practicada a su madre la emperatriz Aurelia, hecho difícilmente asumible, ya que en aquella época la práctica de cesárea estaba prohibida en la mujer viva y Aurelia sobrevivió a su hijo algunos años. Posteriores cronistas, no aluden jamás en sus escritos a este hecho, por lo que se piensa y razona que se mantuvo sesgadamente, por un problema puramente etimológico: la palabra Cesárea proviene del verbo latino caedere, que significa cortar o seccionar, por lo que el parto cesáreo es producto de un corte abdomen materno, y no se correlaciona con el nombre de Julio César, al que su madre debió parir por vía vaginal.

Así pues, se nos cae un falso mito por el que atribuíamos a  Julio César el origen de la palabra. Que pena!!!!

Captura de pantalla 2015-12-30 a las 19.34.03

 

Fuente: Julio Cruz y Hermida. La operación cesárea a través de la historia. Ed Siglo. Madrid: 2002. p.1-45

Saludos.

 

Cesárea

Complicaciones de la #cesárea II. Como curar la #herida #quirúrgica.

Una de las entradas más visitadas del blog es la de la cesárea y sus complicaciones. Además es la que más comentarios aporta y a los que cuando puedo respondo. Primero leer la entrada de complicaciones 1. e infecciones de la herida quirúrgica.

Las lectoras de este blog no solo proceden de España, sino de casi totalidad de los países del Suramérica y Estados Unidos, lógicamente porque compartimos el mismo idioma en gran parte de ellos.

En esta entrada mi objetivo es responder a una serie de preguntas que se repiten en los comentarios y que por lo general, se debe proceder de la misma forma.

¿Cómo debemos curar la herída quirúrgica?

Material necesario: gasas estériles, clorhexdina acuosa al 2% (la alcoholica se usa para piel intacta, si aplicamos sobre una herida abierta picará mucho), guantes estériles, pinzas de disección estériles y compresa de gasa estéril de 45×45 cm.

Para las heridas limpias recordemos que debemos curar con Clorhexidina acuosa y gasas estériles un par de veces al día y solo en un sentido (de derecha a izquierda o viceversa). Repetiremos esta maniobra un par de veces cada vez con una gasa distinta. Es conveniente incluso presionar en ambos bordes de la herida para observar si drena algún tipo de líquido. Al terminar, se cubrirá con la compresa de gasa de 45×45. No aconsejamos apósitos del mismo tamaño, debido a que llevan un plástico para evitar que los fluidos traspasen el apósito. Mientras dura el ingreso hospitalario está bien, pero en casa es mejor poner la gasa y subir las braquitas para que quede sujeta. Además, los apósitos llevan un pegamento, que si se utiliza durante muchos días, incluso puede producir alteraciones por contacto en la piel circundante.

El seroma de la herida, que es un acúmulo de sangre y líquido entre la herida del útero y las capas de la piel, se  podrá observar ya desde los primeros días. Veremos una herida abultada y a tensión, que si presionamos incluso, escucharemos como suena el líquido que queda debajo. Sobre los 8-10 días, al retirar los agrafes (grapas quirúrgicas) o bien la sutura no absorbible, observaremos que la herida se abre y que comienza a drenar un líquido como agua de lavar carne o incluso coágulos. Habitualmente la paciente nota que la herida está a tensión y le duele.

¿Cuánto tiempo tarda en curarse un seroma?

Hematoma de pared con 2 dehiscencias laterales
Hematoma de pared con 2 dehiscencias laterales
Hematoma de pared abdominal
Hematoma de pared abdominal

 

 

 

 

 

 

Todo va a depender del tamaño. Lo que debemos tener en cuenta es que es una herida abierta y ya no se puede volver a suturar, debido a que han pasado días desde la primera cirugía. Se llama cicatrización por segunda intención, cuando va desde dentro hasta la piel. El periodo medio podría estar entre 3 semanas y 1 mes para seromas importantes, aunque es impredecible.

Podréis leer en los  comentarios que dejan la gente que sigue el blog, con tiempos muy superiores, que pueden replantear incluso nuevas cirugías, debido muchas veces a fístulas de las heridas que complican su cicatrización.

¿Si tengo obesidad se puede alargar mi cicatrización?

El problema de la obesidad es que existe más cantidad de grasa subcutánea y por tanto, mayor riesgo de mala cicatrización. Ten en cuenta que si el abdomen está fláccido y cae sobre la herida quirúrgica puede repercutir en su cicatrización. Esa sobrefalda de grasa produce también un mayor riesgo de infección pues la herida no queda expuesta al aire y puede macerarse por el pliegue cutáneo. Que la herida esté ventilada y seca es muy importante para evitar que se sobreinfecte por gérmenes anaerobios.

Ante una madre obesa,  sería conveniente:

-realizar una cura diaria con clorhexidina, higiene escrupulosa, evitar esfuerzos, herida al aire solo cubrir con una compresa de gasa, no utilizar apósitos pues maceran las heridas y una dieta proteica adecuada facilitará la cicatrización.

¿Se pauta antibiótico si existe un seroma?

Si el seroma es importante y/o se acompaña de signos de infección (dolor y enrojecimiento) y fiebre se administrará un antibiótico durante al menos 7 días.

¿Porqué en las curas, a veces, me dejan una gasa dentro?

Es necesario utilizar una gasa mechada (un trozo dentro de la herida) para evitar que la herida se cierre en falso y quede un depósito hueco debajo de la piel. Cada día debe retirarse un poco la gasa para que la cicatrización avance.

Seguirá saliendo líquido por poco que sea mientras se utilice la gasa mechada, debido a que es producido por las capas subdérmicas que están cicatrizando. Esperar a que la herida quede seca es absurdo. Por ese motivo llegado el día donde la supuración de la herida sea pequeña (menos de 20 ml), y el espacio debajo de la herida se haya reducido,  habrá que plantearse dejar de introducir la gasa. Si esto no se hace las curas se pueden eternizar.

¿Cómo quedan las heridas después?

Tras una dehiscencia, seroma o hematoma de pared, en el que la piel se ha abierto, es difícil pensar que la herida cuando cicatrice quedará alineada capa con capa y sin defectos.

Lo habitual es encontrarnos con heridas en capas diferentes, abultadas o con defectos de cicatrización. Para evitar los queloides (crecimiento anormal de la piel) y cuando la epidermis esté cicatrizada (sin agujero), podemos utilizar un preparado de aceite de rosa mosqueta además de evitar que nos de el sol en la zona.

En esta parte vuelvo a incidir sobre la obesidad, que repercutirá de la misma forma en la herida, como antes he comentado.

El color de la piel, será rojo-vinosa, y totalmente diferente en aspecto a la piel exterior a la herida. (fotos 3,4)

G. A Seroma 2G. A seroma 1

¿Es normal sentir dolor, pinchazos en la zona?

Las molestias en la herida quirúrgica pueden alargarse incluso hasta 3 meses después. Al principio de la cesárea la zona estará como adormecida, os parecerá que estáis tocando corcho. Esto se debe a que los nervios de la piel han sido seccionados y volverán a unirse en unas semanas.

La molestia puede referirse en un lado más que en el otro, aunque esto ya es más subjetivo.

Agradezco la colaboración de  G. A. por compartir las fotografías 3,4.

Si te ha ayudado a entender mejor tu proceso, comparte esta entrada en tus redes sociales.

Saludos y grácias por seguirme.

Este pago va destinado al mantenimiento de este blog.

Si necesitas un consejo personalizado para tu caso, realiza esta pequeña aportación en beneficio de todos. Muchas gracias.

€1,00