¿Qué efecto tiene el vínculo piel con piel en la duración de la lactancia materna a los 3 meses?

cd8ee0eff3ad1f47a5d5d1a916b
Escribir una leyenda

 

En la entrada de hoy os adjunto el link para que podáis leer el artículo publicado en su totalidad.

Como resumen os diré que el haber vínculo entre madre e hijo tras el parto o cesárea (piel con piel) favorece la duración de la lactancia a los 3 meses del nacimiento.

 

Anuncios

Taller de lactancia

Se cierra una puerta y se abre otra. 

Feliz Año 2017, y que esta inversión en salud   para  vuestros hijos os sea devuelto con creces en un futuro. 

Besitos. 

Duración de la lactancia materna a los 3 meses postparto

Realizamos un estudio en 2012 con el objetivo de evaluar el porcentaje de madres con la lactancia materna exclusiva a los 3 meses tras el parto. Se trata de un estudio observacional, multicéntrico y retrospectivo, realizado mediante encuesta telefónica en el Departamento de Salud de la Ribera en el año 2012. 

Los principales resultados fueron:

Se obtuvo un total de 259 entrevistas. Observamos que en la distribución de los distintos tipos de lactancia a los 3 meses de vida, el 46,3% correspondió a la tasa de lactancia materna, el 47,1% artificial y el 6,6% mixta. La duración de lactancia materna bruta, no exclusiva, fue de 51 días y la duración media de las madres que iniciaron la lactancia materna y pasaron a artificial fue de 10,89±1,8 días, y con lactancia mixta 66,39±7,2 días. Conclusiones: La principal causa de abandono de la lactancia materna exclusiva fue la hipogalactia.
Os dejo el enlace del artículo completo

https://www.researchgate.net/publication/307937907_Duration_of_exclusive_breastfeeding_at_3_months_after_birth

Biberones sin Bisfenol

El Bisfenol-A  es sospechoso de ser dañino para los humanos desde la década del 30, los riesgos acerca del uso del Bisfenol-A en productos de consumo fueron regularmente resaltados en los medios de comunicación después de que varios gobiernos emitieran informes cuestionando su seguridad, esto también provocó que algunas cadenas de venta retiraran los productos que lo tuvieran de sus vitrinas. Un informe en el 2010 de la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos) de Estados Unidos generó mayor conciencia con respecto a la exposición de fetos, infantes y niños pequeños.

Desde el Gobierno tanto español como el japonés y otros organismos regulados internacionalmente, así como empresas dedicadas al sector del plástico como PlasticsEurope opinan que las cantidades de Bisfenol A que se encuentran en los plásticos es tan nimia que apenas si puede considerarse. Sin embargo, los estudios realizados por distintos grupos de investigación, lo importante no es la cantidad sino el plazo de acción de estas hormonas en nuestro a día a día. Aunque los niveles sean minimas, el Bisfenol A llega a interferir en las funciones endocrinas.

En países como por ejemplo Canadá, donde se publica una gran mayoría de los artículos al respecto, se ha informado a la población en general, que se ha concienciado del problema y, desde el propio gobierno, se prohibió inmediatamente su uso y se buscó una solución al problema que planteaban. Ante la imposibilidad de utilizar otro tipo de biberones pues (en el momento en el que fueron publicados los artículos y fueron dadas las conferencias) no existían en el mercado, se difundió entre la población la idea de que no se calentaran en el microondas los biberones, ni se utilizaran con líquidos calientes, que es cuando se liberan los tóxicos que mas tarde molestan el funcionamiento normal del sistema hormonal.

El 1 de junio de 2011, la Unión Europea prohibió la venta de biberones de plástico que lleven el componente bisfenol A (BPA) por sus posibles efectos perjudiciales para la salud. De esta forma, Europa se suma la lista de países que ya han legislado sobre el tema, como Canadá –el primero en calificar al BPA como sustancia tóxica–, DinamarcaSuiza y algunos estados y ciudades de EE.UU.Argentina adoptó en Marzo de 2012 la medida de prohibir la fabricación, importación y comercialización de mamaderas que contengan bisfenol A (conocido como BPA) debido a que esta sustancia puede causar efectos tóxicos en los lactantes.

Fíjate bien en el logotipo, libre de Bisfenol-A. Observarás que los biberones no son totalmente traslúcidos o incluso amarillentos.

Las marcas que no llevan son: Dr Brown y Avent. Cada vez más marcas están fabricando libres en BP-A.

 

Necesidades nutricionales durante la lactancia

IMG_4009

Unos hábitos de vida saludables, además de una dieta adecuada y un control sanitario de la gestación y la lactancia, son fundamentales para conseguir un buen pronóstico en estos periodos de la madre. La alimentación de la madre, desde antes de la gestación, juega un papel fundamental para favorecer el mejor estado de salud materno y del futuro bebé. Las funciones metabólicas del feto se van adaptando al medio que lo rodea a lo largo de la gestación, con lo cual, la alimentación de la madre puede condicionar el riesgo que tendrá su hijo de padecer ciertas enfermedades en la vida adulta, como obesidad, diabetes o enfermedad cardiovascular.

Durante la gestación aumentan progresivamente las necesidades nutricionales, sobre todo a partir del segundo trimestre. Al contrario de lo que podríamos pensar, durante la lactancia, estas necesidades se mantienen elevadas en incluso aumentan en algunos nutrientes. Esto obviamente, no significa que es necesario comer por dos ni para dos.

El incremento de las recomendaciones energéticas es progresivo a partir del 2º trimestre de gestación hasta la lactancia:

  • si antes del embarazo necesitaba 2200 kcal/día, debería aumentar 500 kcal/día más, esto es un 22% más de lo que ingería antes de estar embarazada(1).

 

La importancia de la  ganancia de peso  durante el embarazo comienza antes de él. Ya hemos hablado de cuales son las recomendaciones internacionales según el índice de mas corporal (IMC) previo a la gestación y de las consecuencias para la madre y el feto.

Así pues, una ganancia de peso durnate la gestación en exceso, además de los riesgos ya comentados, producirán una mayor retención de peso en el postparto. Dietas que reduzcan la ingesta calórica recomendada durante la lactancia no están indicadas, ya que como apoyan todas las guías clínicas, es un periodo de mayores pérdidas energéticas y por tanto, hay que asegurar 500 kacl/día más.

Mi consejo es que no te obsesiones con el peso a corto plazo. La lactancia y el cuidado de tu bebé harán que poco a poco vayas perdiendo peso a largo plazo. Debes mentalizarte que esto es un marathón, y no una carrera de 100 metros.

Las dietas restrictivas, la falta de educación nutricional, los mitos en relación a la alimentación y los desordenados cambios de vida, entre otras causas, llevan a eliminar de la dieta diaria alguno de los grupos de alimentos: hortalizas, frutas, farináceos, carnes o lácteos con riesgo de deficiencia subclínica en los nutrientes que los caracterizan, que se agudiza en las etapas de gestación y lactancia por el aumento de la cantidad en la que se precisan(2,3).

 

Referencias bibliográficas:

  1. EFSA NDA Panel (EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies), 2013. Scientific Opinion on nutrient requirements and dietary intakes of infants and young children in the European Union. EFSA Journal 2013;11(10):3408, 103 pp.
  2. Ortega RM (2007). Nutrición en población femenina: Desde la infancia a la edad avanzada. Ediciones Ergón. Madrid.
  3. Ortega RM, Aparicio A. (2007). Problemas nutricionales actuales. Causas y consecuencias. En: Nutrición y Alimentación en la promoción de la salud. Ortega RM, Requejo AM, Martínez RM eds. UIMP, IMP Comunicación, pg. 8-20. Madrid.