Cuidados del recién nacido, Lactancia

#Cronobacter y #leche en polvo: recomendaciones para preparar el biberón.

2968147157_9f14d4142c_o
Photo Credit: C.Cal.Shoot Flickr via Compfight cc

¿Qué es el Cronobacter?

Es una bacteria de la familia del enterococo que se encuentra en el ambiente. Puede estar presente en los alimentos secos, como en la leche en polvo para lactantes. El  Cronobacter también puede causar diarrea e infecciones de las vías urinarias en las personas de todas las edades.

¿Qué frecuencia de infección tienen?

Son infrecuentes, pero pueden ser mortales en los recién nacidos (rn), produciéndose generalmente en los primeros días tras el nacimiento.

Las bacterias Cronobacter pueden causar infecciones graves, como la septicemia o la meningitis. Los bebés de 2 meses de edad o menos que se enferman con Cronobacter tienen mayores probabilidades de contraer meningitis. Los recién nacidos que nacen prematuros, con algún tipo de inmunosupresión o en tratamiento con quimioterapia, tienen mayor posibilidad de infección, debido a la menor capacidad para luchar contra las bacterias.

El primer síntoma de infección por Cronobacter en los bebés suele ser fiebre, acompañada de problemas con la alimentación, llanto o muy poca energía.

Para evitar que el recién nacido se infecte, desde hace bastantes años se siguen dando las mismas recomendaciones, que son las siguientes:

1.- La mejor forma de prevenir esta infección es la Lactancia materna, por tanto, es otra de las razones que debe valorar antes de inclinarse por la lactancia artificial.

2.- Limpieza y desinfección de los artículos relacionados con la alimentación del rn: tetinas, biberones, extractores de leche, pezoneras, chupetes, etc.

Habitualmente estos productos los solemos guardar en la cocina, pues el continuo uso hace necesario que estén cerca del fregadero para limiparlos. Si su cocina es amplia, reserve un lugar limpio y seco, apartado de los fogones y de la cocción de alimentos. Asegúrese de limpiar y desinfectar la superficie de donde deja los biberones y tetinas. Sería aconsejable, que estuvieran resguardados en algún tipo de caja.

3.- Lávese las manos antes de empezar a preparar el biberón.

4.- Caliente el agua embotellada hasta que empiece a hervir y apártela enseguida. Retítera del fuego, ponga el polvo de leche según la cantidad prescrita y tape el biberón con una plato pequeño.  Deje enfriar al menos 5 minutos.

La recomendación de la OMS es que se caliente, al menos, hasta 70 grados. Cómo es difícil controlar esta temperatura, cuando empiece a hervir estará a 100 grados, pero al dejarla enfriar conseguiremos cumplir esta recomendación.

5.- Mantenga limpias la tapa y la cuchara medidora de la fórmula en polvo, y cierre los envases de la leche y del agua embotellada lo antes posible.

6.- Utilice la fórmula dentro de las 2 horas desde su preparación. Si el rn no se toma todo el biberón, deseche la leche que quede. No es buena idea preparar los biberones de la noche por adelantado debido a que pueden contaminarse con el paso del tiempo. Si prepara la leche, pero no planea utilizarla en ese momento, refrigérela de inmediato y utilícela dentro de las siguientes 24 horas. La refrigeración hace que los microbios se multipliquen más lentamente y aumenta la seguridad.

7.- Debería tener en casa un limpiador hidroalcohólico, al menos 60% de alcohol, pues es eficaz para eliminar el Cronobacter.

Referencias:

European Food Safety Authority. (2004). Opinion of the Scientific Panel on Biological Hazards on a request from the Commission related to the microbiological risks in infant formulae and follow-on formulae. The EFSA Journal, 113, 1-35.

FAO/WHO. (2004). Enterobacter sakazakii and other microorganisms in powdered infant formula: meeting report, MRA Series 6. Microbiological Risk Assessment Series, No. 6. ISBN: 92 4 156262 5.

Farber, J.M. (2004). Enterobacter sakazakii-new foods for thought? The Lancet, 363, 5-6.

Gurtler, J.B., Kornacki, J.L. y Beuchat, L.R. (2005). Enterobacter sakazakii: A coliform of increased concernd to infant health. International Journal of Food Microbiology, 104, 1-34.

Kandhai, M.C., Reij, M.W., Gorris, L.G.M., Guillaume-Gentil, O. y van Schothorst, M. (2004). Ocurrence of Enterobacter sakazakii in food production environments and households. The Lancet, 363, 39-40.

Lehner, A. y Stehphan, R. (2004). Microbiological, epidemiological, and food safety aspects of Enterobacter sakazakii. Journal of Food Protection, 67, 2850-2857.

http://www.who.int/foodsafety/publications/micro/pif_guidelines.pdf

Lactancia

Recomendaciones sobre alimentación complementaria en el lactante amamantado.

 

Captura de pantalla 2018-05-30 22.52.55.png

 

 

 

 

 

 

 

 

La alimentación complementaria (AC) se considera un proceso por el cual se ofrecen alimentos sólidos o líquidos distintos de la leche materna o fórmula adaptada, como complemento y no como sustitución de ésta. En los últimos años ha habido muchos cambios de recomendaciones, y especialmente en cuanto a los consejos que se dieron a la generación anterior.

En este documento se resume de forma general qué evidencia científica hay en el momento actual sobre AC, especialmente enfocada a bebés amamantados. Además, se habla del Baby-led weaning, y lo compara con la alimentación a base de triturados.

Podréis consultar en este documento las Recomendaciones sobre alimentación complementaria en el lactante amamantado, del Comité de Lactancia Materna · Asociación Española de Pediatría.

Recomendaciones sobre alimentación complementaria en el lactante amamantado Comité de Lactancia Materna · Asociación Española de Pediatría