El parto

#Versión externa en presentación de #nalgas del feto al final del embarazo

Se denomina versión externa al intento de posicionar al feto que está de nalgas (sentado) a una presentación cefálica (de cabeza). Os podéis preguntar qué sentido tiene esto y porqué se debería intentar.

Gracias a la Escuela Americana de Obstetricia, todos los fetos que a partir de la semana 38 estaban de nalgas, se les programaba una cesárea anteparto o electiva. Evidentemente, este estudio, observaba que existía más patología materno-fetal sí el parto se hacía por vía vaginal que por cesárea. Esta “gran evidencia” llegó a Europa, y desde hace algunos años, los residentes de ginecología dejaron de ver y atender partos de nalgas.

Afortunadamente,  esto está cambiando en algunos hospitales y la razón ha vuelto a prevalecer sobre la barbarie, es más, existe la posibilidad de terminar un embarazo con presentación de nalgas de tres formas distintas: a) Parto de nalgas, b)Versión externa, c) Cesárea electiva.

Y ahora os preguntaréis porqué sigue figurando la opción c) si acabo de decir que no debería estar presente. Como en todo, existe sus riesgos para el parto de nalgas y para la versión externa, como otros tantos para la cesárea electiva. A la mujer se le explica en qué consiste cada proceso, cuales son los beneficios y riesgos y ella decide la opción que mejor se adapte a sus expectativas, siempre y cuando no existan contraindicaciones médicas constatadas. Las mujeres que deciden la cesárea como opción, habitualmente han sido mal informadas o han recurrido a la maravillosa idea de consultar en google.

Si se decide por la versión externa, lo ideal es hacerla sobre la semana 37 de gestación. Se ingresa a la mujer y se monitoriza al feto. Todo el proceso se controla estrictamente para evitar posibles complicaciones.

Para que podáis haceros una idea os dejo un vídeo dónde se puede observar la técnica.