5 remedios que pueden ayudarte a vencer las nauseas y vómitos durante el embarazo

Photo Credit: Love.Sasha.Lynn via Compfight cc
Photo Credit: Love.Sasha.Lynn via Compfight cc

La causa de las nauseas y vómitos durante el embarazo no es conocida. Se piensa que existen una mezcla de factores   neuro-endocrinos y psicológicos, por ello existen distintos tipos de tratamientos, unos más efectivos que otros en las gestantes.

De todos modos debemos tener presente que el tratamiento es paliativo, no curativo. Algunos “remedios”  que  pueden mejorar  los  síntomas son:

1)Evitar  aquellos  alimentos  cuyos  olores provocan el cuadro.

Habitualmente todo lo que esté caliente te producirá más nauseas. El pescado y la leche suelen producirlo.

2)Evitar periodos prolongados de ayuno  y comidas  abundantes  de  difícil  digestión                                               (fraccionar en 5-6 ingestas).

3)Prestar  apoyo  psicológico:  es raro el caso en que la embarazada vomite durante todo el embarazo                                 (aunque existen, incluso el día del parto).

Los  síntomas  desaparecerán  al  4º mes y que  tendrán mejor desenlace en el parto.

4)Si todo esto no funciona, hay que tratar farmacológicamente.

Los  fármacos indicados se denominan antieméticos, y tienen una acción antihistamínica

y anti-espasmódica. Son:

–    Doxilamina (cápsulas de 10 mg Cariban®):  Si  la mujer   presenta   más   vómitos por   la mañana,  se  da  una  dosis  doble  por  la noche, ya que la doxilamina tiene efectos retardados.

Si  vomitase  todo  el tiempo  (no  predominase  una  parte  del día),  daremos  el   fármaco  3  veces  al día con  las  comidas-.

Como  efectos secundarios  presenta  somnolencia,  por lo  que  hay  que  tener en cuenta  si  la  mujer conduce.

–    Piridoxina (B6) (comprimidos de 300 mg 24/día):  Sólo  si   la   doxilamina  no  es suficiente.

–    Metoclopramida  (Primperán®):  Viene en comprimidos de 10mg;  damos 1/8h. Sería el último fármaco a probar.

5)Si  todo  esto  no  fuese  suficiente  y  la mujer  siguiese  con  vómitos,   hay  valorar el ingreso en el Hospital,  ya  que  hay  riesgo  de   deshidratación.

Es  muy importante   aislarla para   evitar   estímulos   desagradables, hidratarla (goteros),                                        corregir  el   estado  ácido-base  y  el  desequilibrio  electrolítico.

Además, podemos administrar sedantes y ansiolíticos (benzodiacepinas, clorpromacina…).

Con todo esto, la mujer debe mejorar en unos 2 días.

Cuando  la  mujer  esté  ya  en  fase  de recuperación,  le  damos  líquidos  fríos  y zumos de frutas-       en  pequeñas  cantidades,  asociados a antieméticos.

También puede resultar útil la psicoterapia, por la posible causa psicológica que dijimos al principio.

Normalmente con el tratamiento la mujer va  a  mejorar  y podrá irse a casa.

En muchas ocasiones ocurre que, cuando la mujer llega a casa y se encuentra con su medio hostil, los vómitos vuelven a  aparecer… Por eso, en ciertos casos, se aconseja que la pareja viva sola; para  eliminar así el efecto  negativo, sobre la mujer, de determinada figura incordiante.

Otros tratamientos que se han utilizado en el embarazo han sido: Cápsulas de Jenjibre, Homeopatía, jarabes de fructosa, con resultados dispares.

Anuncios

Hiperemesis gravídica

http://www.elbebe.com

Emesis significa vómito, y por lo tanto, hiperemesis hace referencia a un exceso de vómitos (un antiemético es un fármaco contra los vómitos).

La presencia de nauseas durante los 3 primeros meses de embarazo es algo habitual. Incluso, un alto porcentaje de mujeres refiere algún vómito durante este periodo del embarazo. Sin embargo, afortunadamente, son pocas las que presentan vómitos tan frecuentes como para producir una merma en su estado de salud. Lo primero que se produce es una deshidratación, cuando la pérdida de líquidos es mayor que la cantidad de líquidos que se asimilan.

Por lo tanto, en el embarazo tenemos que diferenciar entre nauseas, vómitos y exceso de vómitos (hiperemesis).

Existe una gran variabilidad de síntomas entre las embarazadas: desde las que no tienen en ningún momento sensación de nauseas, hasta las que se pasan todo el primer trimestre vomitando. Unas pocas embarazadas mantienen los vómitos durante todo el embarazo. Por suerte, lo más frecuente es la presencia de nauseas, más o menos intensas, durante el primer trimestre, con algún vómito aislado.

La razón de la existencia de nauseas y vómitos en el embarazo se ha atribuido a la elevación de la hormona coriónica (gonadotrofina coriónica humana: β-hCG). Esta hormona la produce inicialmente el trofoblasto (corion), que es el tejido del embrión a partir del cual de desarrolla la placenta. La β-hCG es la que se determina en los tests de embarazo de orina.

No existe una relación lineal entre niveles de β-hCG y la existencia de hiperemesis. No se ha podido objetivar que las mujeres con hiperemesis tengan los niveles de gonadotrofina coriónica más altos que las que no tienen hiperemesis. Sin embargo, en los embarazos gemelares, con doble cantidad de tejido trofoblástico y niveles más altos de β-hCG, la incidencia de hiperemesis es mayor.

Recomendaciones para disminuir las nauseas y los vómitos en el embarazo:

 Comer más a menudo y en menor cantidad, interrumpiendo la ingesta antes de saciar el apetito (no llenarse).

Fármacos antieméticos: en el caso de que fallen las medidas anteriores.